Acerca de mí...

Mi foto
Pegalajar, Jaén, Spain
Gracias por venir a recorrer estos senderos literarios que han brotado de una fontana silenciosa, sedienta de emoción y de calma. Gracias por leer estos poemas, por beber su aliento, por respirar su aroma, por destilar su esencia, por libar su néctar. Sabed que han brotado de un corazón anhelante que sueña con ser luz y ternura, primavera y sueño, calidez y verso. Mientras lo consigo sigo escribiendo, soñando, amando, enseñando, viviendo y cantando a la vida y al amor, al mar y a la tierra, a la tristeza y al llanto, al suspiro de la brisa y al deseo de los espejos, a la melancolía y a la nostalgia. La vida es como un poema que, en unas ocasiones, nos abre las puertas de paraísos ignotos, de hermosas praderas cuajadas de florecillas silvestres, de exóticos jardines, de luminosas estancias donde germinan los sueños y donde se gesta el amor, pero en otras nos aboca al temblor de los fracasos, al dolor de las heridas, al vacío de las ausencias, al llanto de las tormentas, al furor de las ventiscas, al horror de las contiendas y a la tupida oscuridad de una noche sin luceros. Espero que seas feliz mientras bebes agua de los manantiales de la poesía, de las fontanas del verso.

martes, 8 de enero de 2013


Estoy de enhorabuena. Mi microrrelato  CONVIVENCIA  ha quedado finalista en el III CONCURSO INTERNACIONAL DE MICRORRELATOS  DESGENERADOS. Convocado por el Proyecto Cultural DeSgenerados. Versa sobre violencia de género. Con todos los microrrelatos seleccionados se va a publicar un libro que verá la luz a lo largo del 2013.

GRANADA-MÉXICO, D.F. Diciembre de 2012.

Aquí lo pongo para que podáis leerlo.


FELICITACIÓN DE NAVIDAD


EL LLANTO DEL NIÑO DIOS      (ENCARNA GÓMEZ VALENZUELA)

 

1ª ESTROFA

En el portal de Belén brilla una estrella dorada,
trae un mensaje de paz en su entraña nacarada.
Gélida, cae la noche, como una azucena cándida
y lleva en su desnudez brillos de blanca nevada.

ESTRIBILLO

El Niño llora en la cuna. Yo no sé lo que le pasa,
y la angustia de su pena parece larga, muy larga.
Pero su llanto es tan tierno como el lucero del alba,
tan sutil como los pétalos de las rosas escarlata.